martes, 11 de diciembre de 2012

MONSTER'S BACK

 HE'S BACK...

Una vez que nos hemos desviado del camino "correcto" según nosotros y nuestros amigos invisibles resulta casi imposible volver a él, en mi caso llevaba un buen tiempo caminando sobre nubes, sintiendo que casi podía volar, llena de adrenalina en todo mi cuerpo, sintiendo que hacía correcto lo incorrecto. Ahora extraño esos días que se hacen cada vez más lejanos, y odio con todas mis fuerzas estos días en los que yo misma he vuelto a convertirme en el mismo monstruo que solía ser hace poco tiempo, he vuelto a ser debil, he vuelto a sentir que solo la comida me hace feliz, que solo a ella puedo recurrir, pero ni así logro calmar esta anciedad que me llena de ira y de odio contra mi misma, mi temor a los espejos se ha vuelto ahora mucho más fuerte al igual que ese desprecio que siento al bañarme, al vestirme, al socializar, a todas esas cosas que me obligan a salir de mi burbuja.
 
 
He intentado detenerme, y no miento, pero este monstruo ha logrado colarse de nuevo en mí y quizá más fuerte que otras veces, ¡quiero vencerlo! ¡debo vencerlo! pero no puedo... no lo logro por más que quiera, se que no debo ayunar, se que no me debo atracar, se que no me debo cortar, se que no debo sobrepasar los límites, se que no debo seguir con esto, pero es más fuerte que yo, simplemente no conozco el medio entre ayunar o atracarme. Lo he pensado, tal vez sería bueno ir con una nutricionista y confiar en que estabilizará mi peso y me ayudará a tener buenos hábitos alimenticios, me ayudará a comer como debe ser, desayunar, almorzar y cenar, y tal vez comer uno que otro pasabocas en medio de cada comida, además de hacer al menos una hora diaria de ejercicio. Teóricamente se que sería lo correcto y que tal vez es la única forma de dejar de ser como un yoyo que sube y baja sin control. Pero... ¡NO PUEDO! he perdido toda esperanza, tal vez nunca me sienta feliz con lo que soy, tal vez nunca encuentre una razón para vivir diferente a ser "delgada", a ver mi clavícula sobresaliente, esa que nunca he logrado ver.  
No me quiero rendir pero no encuentro una salida, estoy perdida y no hay quien me encuentre, estoy sola porque en este momento no hay ninguna persona a la que le pueda decir como me siento sin miedo a ser juzgada o sin miedo a hacerla sentir peor que yo. Me hago la fuerte pero soy la más débil, quiero ver una luz, pero sinplemente no veo más que oscuridad, ¿viviré en la noche por siempre? ¿estaré sola por siempre? ¿me odiaré por siempre?

Hoy solo puedo dibujar éste mi propio paisaje...



 


viernes, 19 de octubre de 2012

I USED 2...


Solía tener el corazón en el lugar correcto…

Ahora me doy cuenta cuán necesario resultaba vivir mi trágica historia de amor para así poder escribir con objetividad esta entrada mientras observo desde lejos como espectador una obra que ciertamente me entristece... 
Este es quizá uno de los monstruos más crueles y despiadados que haya existido jamás, con el inigualable poder de subirte al cielo a caminar sobre nubes y luego sin piedad despojarte de ellas y entonces lanzarte al vacío en una caída libre que pareciera no terminar jamás. 
Éste es al mismo tiempo un monstruo digno de comparar con el objeto de cualquier adicción, basta con probarlo una sola vez para no querer dejarlo jamás y es que nos causa un placer desafortunadamente pasajero en la mayoría de los casos. 
En mi caso han sido 2 las veces en que realmente me he dejado atrapar por este despiadado monstruo, la segunda peor que la primera pero al final ambos responsables de mi desafortunado enamoramiento se dieron cuenta que no era digna de ser incluida en sus planes a futuro. 
De mi primer amor (alejo) no hay mucho que contar porque realmente no pasaba nada interesante, éramos la pareja perfecta, no habían peleas, no habían chismes, en fin, es una historia poco interesante así que la omitiré por ahora. 
En cambio la segunda historia es un poco mejor... 
Allí estaba yo, entusada por "alejo" quién egoísta había decidido que necesitaba "vivir más", no iba a perder su juventud en una relación tan seria, y después de casi 3 años de "paz y amor" se fue sin remordimiento alguno dejando mi corazón algo más que chamuscado... 
Habían pasado casi 2 meses desde que alejo se fuera y yo ya había empezado a salir con un niño lindo de la Universidad (Julio) al que no le había prestado atención por que "tenia novio" pero realmente siempre me había sentido atraída por él, así que aún entusada dejé que me consolara con picos y abrazos, uno de los eventos que, afortunados o desafortunados dieron inicio a una nueva etapa de mi vida. 
Era un día común y corriente y tras una agotadora jornada en la Universidad, me dirigía hacia mi casa con el único objetivo de descansar un poco, objetivo que sería incumplido cuando mi hermana me llamara para que fuera a tomarme una cerveza con ella y sus amigos, puesto que según ella "necesitaba distraerme". No se porque razón ese día acepté, normalmente me daba pereza salir con sus amigos y además ese día estaba más cansada de lo normal, pero lo hice aunque con un poco de duda. 
Allí estaba de nuevo, en la mesa de un pub, rodeada de un grupo de gente que no conocía muy bien y en otra mesa alguien (Gero) que no me quitaba la mirada de encima, la verdad me sentía un poco intimidada, pero le devolví sus miradas con cierto aire de coqueteo, me gustaba seguir el juego aunque no me sentía atraída por él. 
Al cabo de un rato, Julio llegaba a saludarme, coinsidencialmente conocía a uno de los amigos de aquel misterioso personaje y tras saludarlos me dio un abrazo y siguió su camino. Solo fue necesario que esto sucediera para que un mes después Gero le pidiera a su amigo que consiguiera mi teléfono para llamarme, y así, después de una llamada empezaron los 5 años más intensos de toda mi vida. (Con julio salí no más de 2 semanas después de decidir que solo seríamos amigos, yo no estaba dispuesta a tener algo serio en ese momento de mi vida, aún guardaba la esperanza de volver con alejo algún día). 
Desde esa llamada supe que gero sería el amor de mi vida, ojalá también hubiera sabido lo que me esperaba... 
Debo confesar que nunca confié en él lo suficiente, dicen que las mujeres tenemos un sexto sentido, y yo si que lo tengo desarrollado, y aunque sospechaba que me escondía algo, me hacía lo loca justificando cada uno de sus extraños comportamientos. Al principio era todo un idilio, por ahí dicen también que toda escoba barre bien y esta escobita lo hacía de maravilla, pero no por mucho tiempo... 
Llevábamos ya un año juntos cuando me dió una triste noticia, le habían ofrecido un trabajo en Medellín, ciudad que queda a 4 horas (por tierra) de Manizales (donde yo vivía), y aunque decidimos intentar estar juntos a pesar de la distancia, la relación nunca volvió a ser igual, empezó a deteriorarse con cada beso, con cada abrazo, con cada roce olvidados... nos perdimos a la mitad del camino, de los tantos kilómetros que nos separaban y así fue durante otro año. Sin embargo una desición estaba por tomarse, terminaba clases en la Universidad (estudiaba publicidad) y debía hacer una práctica (o pasantía) durante un año en alguna empresa digna de mí xD. Pues bien! decidí que la haría en Medellín y puse todo mi empeño en ello logrando al final entrar a una prestigiosa agencia de BTL (en español es una agencia de publicidad dedicada a eventos, activaciones de marca o para que me entiendan mejor, son agencias dedicadas a hacer todo lo raro, todo lo diferente a medios tradicionales como TV, radio, revistas, prensa... etc.) para no aburrirlos con el cuento, pasé el peor año de toda mi vida, había iniciado entonces mi calvario. Gero tenía una nueva excusa cada día para no estar conmigo pues "tenía mucho trabajo" "debía llegar a su casa a las 8" "tenía un viaje de negocios" "se le había descargado el celular" entre muchas otras excusas que increiblemente YO CREÍA. A pesar de esto, un día pasó lo que temía, Gero me había sido infiel y la novia de su mejor amigo me lo había contado, lo odiaba, ¿Cómo podía hacerme algo así despues de sacrificar mi comodidad por estar cerca de él? sin embargo el hecho de no tener amigos ni a nadie en esa ciudad, sumado a mi obseción por él y trás un gran show de lágrimas de cocodrilo que me propició, lo perdoné porque según él nunca lo volvería a hacer, había sido solo cuestión de tragos.  Esto, sumado a mi soledad en esa ciudad, causó un horrible efecto en mí de estrés y ansiedad con lo cual mi pelo empezó a caerse, mi asma (de la cual me había curado) regresó, engordé 16 kilos, descuidé mi aspecto personal y además no me sentía bien en donde estaba trabajando. Así pués volvía a Manizales como una ballena, y para completar más deprimida que un mico en un bonsai xD, depresión que nunca me traté, me escondía en ropa ancha, no quería buscar trabajo, me la pasaba debajo de mi cobija comiendo y haciendo mala cara, no quería salir, no quería hacer nada(Gero y yo seguíamos). Después de 3 meses de cantaleta de mi mamá, entré a trabajar a una agencia de publicidad como "creativa" donde duré un año más de mi vida, durante ese año me dediqué a hacer dietas que nunca lograba terminar, con cada kilo que bajaba, subía 2 más, Gero empezó a distanciarse y un día no quiso más, dejó de aportar a la relación y quedé sola tratando de salvarla... No lo logré, él no era el mismo, así que decidí que aunque lo amara más que a mi propia vida, no podía seguir así y trás común acuerdo terminamos. 
Decidí que me iba a vivir a Bogotá, quería perseguir mis sueños, pués ahora estos no estaban atados a él, así que sin pensarlo, en poco tiempo estaba en una nueva ciudad, entusada pero feliz porque había conseguido el trabajo de mis sueños.

Allí debería terminar mi historia, pero no, después de 2 meses insistiéndole que lucháramos (que horror :S) descubrí que tenía otra novia y llevaban juntos 6 meses. En ese momento entendí que "me habían cambiado por otra".
Desde ese momento dejé de creer en la fidelidad masculina y no dejo de pensar que nunca más me volveré a enamorar, o peor aún, que nadie nunca se volverá a enamorar de mí.
Sin embargo, después de todo aprendí buenas lecciónes: "El que la hace una vez, la hace dos veces y la sigue haciendo", "si no hay respeto y confianza, no hay nada" y como dice una canción, "cuando el amor se daña es mejor cambiarlo en vez de repararlo"

En resumen, ya han pasado casi 3 años desde entonces, somos buenos amigos, sigue con la "otra", sigue viviendo en Medellín y yo en Bogotá y además no me he vuelto a enamorar.

¡Y colorín colorado, esta historia se ha acabado y mi corazón se ha extraviaooooo! 
 

miércoles, 3 de octubre de 2012

LA LA LA

"I had the craziest dream last night. I was dancing the white swan..."

He visto "the black swan" un par de veces y no puedo evitar sentirme un poco identificada con Nina, ella solo intenta ser perfecta por lo que nunca se siente conforme con lo que es o con lo que hace. Me pasa igual, lo he dicho en la mayoría de mis entradas por eso no profundizaré en este tema, solo quería compartir este dibujo inspirado en la entrada "Bailarinas clásicas" de INSANE.
 
Yo también las admiro aunque nunca podría bailar, soy de las que pisa cuando baila xD. Intentaré explotar otros talentos o al menos volverme tan liviana como la pluma de un cisne.

 


viernes, 31 de agosto de 2012

REALIDAD VIRTUAL


Realmente virtual...
 
¿Cómo reconocer la delgada línea que delimita lo real de lo virtual?, algunas veces no lo logro, me resulta imposible no mezclar mis sentimientos en este mundo donde todo puede pasar, donde puedes ser lo que quieres ser, donde un día puedes ser una persona delgada y al otro día la más gorda, donde puedes tener 11 o 50 años, no importa, vives la realidad que quieres, acá no importa si tienes dinero, si no lo tienes o si has estudiado o no.
 
El motivo de mi frustración de hoy es el hecho de no poder evitar poner a un lado mi corazón y hacerme a la idea de tener una relación virtual con las pocas personas que he logrado conocer por este medio, en especial una persona a la que le he cogido mucho cariño, alguien con quien descargar todas esas cosas que no logro decir en la vida real, cosas que nunca en la vida le diría a mis amigas de este lado de la pantalla, por decirlo de alguna forma, o a mi familia; es por esto que ella me conoce más que las personas que rodean mi triste realidad, conoce mi alma, no mi cuerpo y extrañamente me hace sentir feliz (heterosexualmente hablando xD), siento que puedo ser yo, sin máscaras, y creo que la conozco también un poco, me encanta su forma de ser, tampoco se empeña en ponerse máscaras, tal vez al contrario, se empeña en quitárselas, es una amiga realmente virtual, ¿o virtualmente real?, no lo se, ese es el problema.
El hecho es que esta “amistad” es algo frustrante a veces, nunca he sido de hablar con personas desconocidas, de meterme a chats a ver a quién conozco o con quien me desahogo, por esto es que prefiero recurrir a otras formas de ventilar mi melancolía, ayunado, cortándome o simplemente estando en silencio…  
Así es pues como no logro definir mi rol, no dejo de pensar que es una cortina de humo esta amistad que me he tomado tan enserio, no puedo evitar pensar que se quedará tras la pantalla, ella sí tiene claro su rol, ella si conoce la delgada línea entre lo virtual y lo real, YO NOL, mal por mí. 
Nota para ella: Te quiero en realidad virtual xD (en realidad verdaderamente verdadera :P)

miércoles, 29 de agosto de 2012

DESAPARECER

Y lo he vuelto a hacer...

Si fuera tan facil como coger un borrador y desaparecer este cuerpo que tan poquito me gusta... 
Finalmente me ha vencido, cansada de todo me he vuelto a cortar, no estoy orgullosa pero me hizo sentir mejor por un momento, ahora me siento pésimo, vuelvo a perder el control, vuelvo a sentir que no valgo nada. 
Quiero desaparecer! 
 

martes, 28 de agosto de 2012

DOODLE 2

Aveces quisiera desaparecer en lugar de rodar por el mundo...

No hay mucho que decir, no ando bien por estos días y la única forma de mostrarles lo que siento para de una u otra forma justificar mi falta de palabras es dibujarles imágenes que aparecen y desaparecen por mi cabeza mientras veo el tiempo pasar sin que realmente suceda algo que me saque del oscuro pozo en el que caigo una y otra vez creyendo esperanzada que casi saldría. 
Días como estos en los que quisiera dejar de fingir, luchar y así despedirme de todos...


 

sábado, 28 de julio de 2012

INOFENSIVO

No me imagino el día en que al fin inflando mis pulmones de aire pueda gritar al mundo lo conforme que estoy con lo que me ha tocado

Si bien es cierto que existen muchos conformistas en el mundo, existimos otros “tantos” inconformes con alguna pequeña o gran parte de lo que nos ha tocado, siempre pensando en que todo podría ser mejor y haciendo comparaciones odiosas con cualquier persona por mínima que sea su ventaja. Entiéndase por ventaja todo aquello que nos hace hervir la sangre de la envidia y entiéndase la envidia como la encarnación misma de nuestros más profundos resentimientos, aquellos que se hacen fuertes con el tiempo y principales responsables de éste, un monstruo del que poco me avergüenzo.
Volando como globo...

Y es que me pongo roja como un tomate (un tomate maduro xD) cuando al empinarme para alcanzar algo muy alto, recuerdo que existen personas más altas que yo y que además de eso no usan tacones o_0; Cuando me voy a levantar y recuerdo que en Hong Kong se van a acostar (zzzzzzz); cuando al ver Disney recuerdo que ya no tengo 11 años y que blanca nieves, cenicienta, la bella durmiente, Pocahontas, Ariel e incluso hasta Mulán (disfrazada de hombre O_o) encontraron su media naranja por no decir príncipe azul (ya saben que preferiría un sapito); cuando recuerdo que hay personas que pueden caminar en lugar de rodar o volar como un globo por el mundo o cuando alguien recibe una buena noticia mientras yo sufro resignada el efecto de las poderosas leyes de murphy "si algo puede salir mal, saldrá mal". 

Pese a esta confesión quisiera recalcar que la envidia es un monstruo que "todos" cargamos en algún momento de nuestra vida, la diferencia radica (según yo) en su clasificación; ésta se divide en dos grupos: envidia de la buena y envidia de la mala, muy a mi favor mi monstruo se encuentra en el primer grupo y es por esta razón que no deseo que a quien me lleva ventaja lo parta un rayo o lo pise un tren (tal vez algunas veces xD) al contrario de muchas personas que harían hasta lo imposible por sabotear el objeto de su ventaja, yo nunca lo haría... 

Es así como considero a éste, mi monstruo envidioso, totalmente inofensivo para la sociedad y sólo un poco peligroso para mi. 

Tán - Tán - El fín

jueves, 14 de junio de 2012

MI LOQUERA Y YO

Han pasado algunas cosas estos días, entre ellas debo confesar que en lugar de comida me he tragado unas cuantas palabras…


Cito textualmente “Es verdad que necesito un psiquiatra y que NO voy a ir!”, pues bieeeen lo he hecho, me he adentrado en el maravillosho mundo de losh loquerosh, en mi caso loquera. Debo confesar que ha sido una experiencia agradable pues, si bien me imaginaba un monstruo más con grandes lentes, pelo alborotado y uno que otro brazo adicional, lo cierto es que me he encontrado con una mujer muy interesante, bonita, irritablemente delgada y sinceramente un poco más cruda de lo normal, cosa que viniendo de su encantadora voz, no está mal. En realidad me encanta su crudeza, me encanta que no me compadezca, que no me diga que estoy delgada como el resto del mundo que me rodea para que deje de hacer “burradas” -como les dice ella- y, en lugar de decirme mentiras, se sienta al frente en otra silla -aunque preferiría que se sentara a mi lado- y me oye decir las mismas burradas de siempre mientras pone su mejor cara de poker y me ayuda a entender un poco lo ilógico de mi conducta, cosa que no me molesta, es decir, si fuera lógica, tal vez yo sería su psiquiatra y ella la de la teja corrida.

¿Qué si en realidad sirve la terapia? Eso lo sabré con el tiempo, por ahora debo decir que me agradan las “onces” o el “alguito” como le decimos en mi tierrita, sin galleticas o café, solo palabras que, lo crean o no, se quedan en mi cabeza martillando el poco de cordura que me queda, reforzadas además por el mágico efecto de las pastillas; gracias a ellas “el sol no brilla más” como me dijo mi loquera el primer día pero, aunque sigo con mis ayunos, les debo el que ya no me atraque, me corte o acuda a Mía, al menos hasta ahora. Confieso también que no puedo evitar sentir algo de culpa por agradecerles a estas pastillitas que me hayan ayudado a quitarme la ansiedad por comer porque así se han vuelto más llevaderos mis ayunos.

Ser loquero no debe ser nada fácil, no envidio en lo más mínimo el hecho de estar todo el día oyendo personas totalmente ilógicas, incoherentes o alejadas de la realidad, exorcizando todos sus demonios y dejándolos flotar en la atmósfera, con lo cual no dejo de pensar en lo imposible que debe ser evitar absorber toda la energía negativa de tan peculiares personajes (me incluyo). Así pues, envidio también su habilidad para esconder sus propios monstruos logrando de esta forma actuar con plena objetividad, cosa que yo no podría hacer teniendo en cuenta que mis monstruos me superan en volumen, con lo cual mis actos resultan netamente emocionales (burros) en la mayoría de los casos. Me siento entonces en deuda con mi loquera, tal vez le lleve una pecera con 3 limones, un vaso con agua, una planta o puede ser que le recomiende unos baños de sal y limón, dicen que absorben las malas energías. Así pues, prefiero que me vea como bruja y no como loca, cuando pensándolo bien la loca es ella por escoger tan difícil profesión!


Ahhh! debo confesar que me ha desilusionado un poco la falta del péndulo y la camilla, promesa de una que otra película de locos como yo.

lunes, 21 de mayo de 2012

ONCE UPON A FROG


Y fueron felices y comieron perdices… 

¿Y si me como esta perdiz seré feliz?
Así es como nos han enseñado que terminan todas las historias y crecimos suponiendo entonces que así debería terminar la nuestra, esperamos ansiosas el día en que felices comeremos perdices al lado de un príncipe que se supone es azul!
Pffff, pues bien, ¿quién quiere comerse una perdiz? y ¿quién quiere dormir al lado de un alienígena azul?

YO PASO! eso se lo dejo a mi querida amiga amante de la ciencia ficción, por mi parte y aunque me la paso horas soñando cosas imposibles he decidido no seguir esperando un príncipe azul y no comer perdices que al final me engordarán :)

Hoy he decidido dejar de esperar algo que no va a llegar,  un ideal que tal vez está muy lejos de lo que realmente necesito, hoy decido olvidar a la persona que más he amado en mi vida y la que más daño me ha hecho también, hoy decido poner mis pies sobre la tierra y esperar NO a un príncipe multicolor, sino más bien a un sapito que me entienda, que me haga reír, sobre todo un sapito con el que pueda ser yo, sin máscaras, sin miedo a que se aleje de mí cuando descubra que no soy una princesa, que más bien soy un revoltijo de monstruos y un corazón chamuscado pero funcional. 
Ah!!! Y ojalá ese sapo lleve consigo monstruos que se entiendan con los míos y así tal vez en lugar de perdices comamos lombrices y seamos muy felices.


martes, 15 de mayo de 2012

DE PELEA CON EL MUNDO

Es verdad que estoy de pelea con el mundo...


Que no tengo la misma mirada de siempre, que mi energía anda algo oscura últimamente, que estoy inconforme con todo lo que rodea mi privado mundo, que nada dentro o fuera de él resulta satisfactorio para mi corazón o para mi mente.

No encuentro las palabras exactas para explicar cuan mal veo todo lo que me rodea, solo diré que todo empeora cada vez más y estas son entonces algunas verdades que tengo para cantar al mundo sin orden de prioridad:
  • Es verdad que no tengo energías para trabajar
  • Es verdad que no tengo energías para estudiar
  • Es verdad que hoy no quise dibujar ;(
  • Es verdad que no encuentro mi lugar
  • Es verdad que no me dejo amar
  • Es verdad que amo a quien no debería
  • Es verdad que algunas veces me gustaría ver sufrir a mi ex
  • Es verdad que no quiero ver a nadie que no me entienda
  • Es verdad que odio esta ciudad
  • Es verdad que odio mi personalidad
  • Es verdad que odio estar lejos de todo lo que amo
  • Es verdad que ya no confío ni en mi sombra
  • Es verdad que odio el lugar donde vivo
  • Es verdad que odio a las personas con las que vivo
  • Es verdad que me gusta cortarme
  • Es verdad que cada día que pasa odio más mi cuerpo.
  • Es verdad que como mucho o no como nada
  • Es verdad que odio a los médicos
  • Es verdad que necesito un psiquiatra y que NO voy a ir!
  • Es verdad que odio comprar ropa
  • Es verdad que tengo complejo de persecución
  • Es verdad que tengo un trastorno de personalidad
  • Es verdad que soy celosa
  • Es verdad que no me concentro
  • Es verdad que huyo de las conversaciones
  • Es verdad que siento que no soy suficientemente buena en lo que hago
  • Es verdad que me siento bruta
  • Es verdad que siento ser cero divertida
  • Es verdad que a veces creo que nadie quiere estar cerca de mí
  • Es verdad que alejo a las personas
  • Es verdad que odio abrir la boca para dar mi estúpida opinión
  • Es verdad que me imagino mil y un formas de insultar a la gente que me hace daño pero que nunca lo hago
  • Es verdad que odio ser tan pu**mente cursi
  • Es verdad que me veo fea
  • Es verdad que estoy demente
  • Es verdad que nadie me extrañaría si me perdiera más de lo que estoy
  • Es verdad que estoy cansada de respirar...
ES VERDAD QUE ODIO LA DEPRESIÓN, se que me tiene pensando cosas sin sentido, y espero que me deje rápido porque quiero retomar el camino, quiero dejar de sentir que el mundo conspira en mi contra, algo tendré que hacer para que eso pase pero no encuentro que y hoy no tengo ganas de pensar.

martes, 8 de mayo de 2012

"PRINCESA"

Muchos la llaman princesa...



Muchos (incluyéndome) la llaman princesa… pero hoy, corriendo el riesgo de herir susceptibilidades, debo decir que según yo, no es más que un monstruo, es Mía, una mujer que imagino de tes blanca, delgada, frágil, fría y algo narcisista, que pareciese levitar en lugar de caminar y que si mirara atrás de su cuello se que encontraría una cremallera con la cual le quitaría su disfraz descubriendo un ser totalmente diferente al que muchos imaginan…

Hoy tuvimos un encuentro cercano, mi mente estaba incontrolable, mi cuerpo temblaba y se balanceaba de adelante para atrás impulsado por un irreprimible deseo de llevar comida a mi cuerpo. Fue inevitable y, como siempre, ocurrió lejos de cualquier límite decente, perdí la razón, sentía que no era yo, mi mente estaba en blanco y no podía parar de comer, lo hacia sin siquiera saborearlo. Luego del obvio remordimiento que apareció tras ver todo el caos que había causado salí corriendo, no podía dejar toda esa comida amontonándose en mi interior, debía sacarla de alguna manera, pero como lo iba a hacer? siempre había temido a la "Princesa" Mia, la veía lejana y prepotente, sentía que no era digna de su compañía. Bien, pues decidí intentarlo de nuevo, ya lo había hecho sin éxito alguno pero esta vez sentía que si no lo hacía todo el esfuerzo que había hecho se desvanecería, debía castigarme. Así lo hice con mucho esfuerzo, lágrimas, patadas e ira, era muy difícil, definitivamente para valientes, concepto del cual estoy totalmente alejada, pero debía lograrlo si quería liberar un poco de culpa.
Por muchas razones no terminé lo que empecé y tras casi 45 minutos de su compañía la dejé cuando aún me presionaba para que siguiera, no quería que la dejara sola pero alguien me estaba llamando, no podía seguir conversando mucho rato.
Fue un encuentro triste y Mía no fue de mi entero agrado así que espero no tener que volverla a llamar, creo que ninguna de las dos nos gustamos pero por ahí dicen que del odio al amor solo hay un paso así que aún no canto victoria, intentaré no decepcionar a Ana otra vez a ver si alfin alcanzo mi meta, que bien lejana la estoy viendo.


viernes, 4 de mayo de 2012

PLOP!


Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña, y como veían q resistía fueron a llamar a otro elefante...



Pues bien, en esta versión la tela no resistió y el elefante cayó al suelo, sin valor alguno para levantarse, salió la araña y se lo comió.

martes, 1 de mayo de 2012

RED TEARS


Lágrimas del alma...


Es poco lo que se sobre Self-Injury pero voy a describir de que forma este monstruo me persuadió durante un tiempo hasta al fin lograr una oportunidad. Lo cierto es que nunca he temido al dolor (a menos que sea uno de muela >_<) tal vez me atrae un poco más de lo normal y solo ahora cuando he investigado algo al respecto identifico los signos que poco a poco fueron dejados en diferentes etapas de mi vida.
Recuerdo que cuando era pequeña y sufría alguna caída o  accidente, al contrario de cualquier niña que lloraba en busca de los brazos de su madre o un "sana colita de rana, si no sanas hoy sanarás mañana" yo me levantaba en menos de una milésima de segundo del suelo gritando a todo pulmón "no me dolió, no me dolió" no me gustaba mostrar debilidad y la sangre no me disgustaba del todo, al contrario la exhibía casi con orgullo. 
Tiempo después en otra etapa de mi vida, cuando estaba en el colegio adopté una extraña manía, solía sentarme con una aguja a perforarme la rodilla, no me dolía, más bien me proporcionaba un extraño placer, sin embargo esto no duró mucho así que con el tiempo lo olvidé. 
Pero el olvido no fue suficiente para impedir que yo adoptara otra manía que solo hasta ahora logro identificar y que aún ahora sigue conmigo, no se cuando empezó pero me resulta imposible ver una vela prendida sin sentir el irreprimible e inevitable impulso de introducir mis dedos en la parafina caliente o dejarla caer sobre mi piel causándole pequeñas quemaduras. Es extraño ahora que lo escribo pues nunca lo vi como algo fuera de lo normal, solo hasta ahora atribuyo mis raras manías a mis trastornos.
Todos los signos estaban allí, las huellas dejadas por este monstruo que me perseguía y del cual hacia caso omiso, no estaba dispuesta a darle una oportunidad verdadera hasta hace poco… La verdad es que había leído algo sobre personas que se cortaban y no lo entendía, ¿quién en sus 5 sentidos iba a hacer cosa semejante? Bueno, pues como dicen por ahí "la curiosidad mató al gato" conocí algunas personas que lo hacían y se sentían mejor con ello, lograban de cierta forma controlar sus emociones. - "Ojalá pudiera controlar las mías" - pensé.  
"El estado de ánimo que uno quiere alterar a través de auto-lesionarse puede ser positivo o negativo, o ninguno de los dos; algunos se auto-lesionan para darle fin a un estado de disociación o bien para terminar con un sentimiento que los acosa y que no pueden controlar, o incluso uno acude a dañarse cuando está en tal confusión emocional que no sabe lo que está sintiendo.  La autolesión logra regresarlos a la realidad.  La autolesión logra enfocarlos a una dolor que pueden describir y justificar.  La auto-lesión da fin a una tormenta interna.
Las personas que se auto-lesionan aprenden que al hacerse daño logran aliviar un estado emocional agobiante; es por esto que la auto-lesión es un mecanismo para manejar emociones. 
- http://inlovewithmysorrow.blogdiario.com/ 
Después de leer un poco sobre el tema me di cuenta que no era tan de locos, era solo uno de los muchos mecanismos por medio de los cuales una persona intenta canalizar sus emociones, no digo que sea el mejor pero como dicen por ahí "cada loco con su tema". Así pues esta loca se encontró comprando casi de inmediato unas finas cuchillas, no sabía si las usaría pero las guardé por si acaso. Ya sabía lo que debía saber, ahora no me detendría ningún viejo paradigma de los muchos que guardaba en mi cabeza al respecto. 

El día llegó, había comido una generosa cantidad de huevos de chocolate, me había vencido la ansiedad como muchas otras veces así que quise probar que tan cierto era todo lo que había leído, me sentía terrible, quería gritar, - ¿como podía descontrolarme de esa forma?, no quería volver a ser la gordita de antes, y aunque aún lo soy no quería volver a pesar 64 kilos, un peso descomunal para una estatura de 1,49 (sí, soy una enana :P), me sentía realmente FRUSTRADA pero no podía llorar, hace mucho no puedo hacerlo por más que quiera, tal vez ya derramé todas las lágrimas que tenía que derramar por mi ex. Así fue como sin pensarlo 2 veces cogí una de las cuchillas que había comprado y la deslicé por mi muslo derecho lentamente, me gustó pero no era suficiente, seguí haciéndome cortes cada vez más profundos, derramando más y más sangre. Pasaron poco minutos después de los cuales recobré la lucidez - ¿Estaré loca después de todo? - me pregunté con un poco de risa, limpié mis heridas y me fui a dormir increíblemente un poco más tranquila, mi cuerpo había logrado llorar de una u otra forma, mis lágrimas eran ahora rojas. 
Al día siguiente me sorprendí pensando en ese momento, quería volver a cortarme, no se porqué pero quería hacerlo de nuevo, así que al llegar a mi casa cogí otra cuchilla y me hice cortes un poco más profundos que el día anterior, esta vez vez escribí palabras en mi piel que quería grabar para que nunca se me olvidaran, "QMNMD" bien grande y en mayúscula, si eso era estar demente pues no me importaba serlo, ahora guardaba otro secretito, me hacía sentir mejor, un poco de control ante tanto descontrol… Si que suena raro, tal vez sea descontrol, no lo se, basta con decir que me hace sentir un poco mejor. 
Lo he hecho entonces durante las últimas semanas casi a diario, no conforme con dejar mi pierna marcada seguí con mis brazos, no debería hacerlo porque tengo el vicio de subirme las mangas con lo cual dejo mis brazos al descubierto, pero lo cierto es que no se porque razón se siente mucho mejor. 
Así pues he descubierto que en verdad SÍ es algo adictivo, un monstruo del que seguro no me puedo dejar dominar, intentaré alejarlo aunque no se si quiera hacerlo aún, realmente me gusta como acompañante de mi depresión.

sábado, 28 de abril de 2012

Invisible

Invisible



Muchos creen conocerme pero que equivocados todos ellos, si tan solo se preocuparan por preguntarme como estoy o que pienso de la vida lo entenderían, pero no es así... por lo menos en mi caso no sucede que alguien me pregunte como estoy con el ánimo de prestarme su hombro para exorcizar todos mis demonios y al contrario siempre termino prestando mi hombro aunque mi espalda y todo mi cuerpo carguen un gran peso. 
Si quisieran conocerme se darían cuenta que no soy tan valiente como muchos piensan, que le temo a todo, al ridículo, a los payasos, a las alturas, a la vejez, a ser soltera por el resto de mi vida, a morir sola, a no tener a mi mamá o a mi hermana algun día,  a los grupos de más de 2 personas y por consiguiente a las exposiciones, a decir cosas ridículas, a dar un mal concejo, a decir que NO, a equivocarme, a caerle mal a las personas, a las gallinas, a la báscula y a mi entre muchas otras cosas.
Si me conocieran sabrían que amo a la misma persona hace más de 6 años, que esa persona me dejó el corazón roto, que me duele pensar que decidió estar con alguien que es mejor que yo, que daría lo que fuera por un beso...

Si me conocieran sabrían que detesto fingir que estoy bien, ¿por qué debo sacrificarme para no molestar a nadie?, solo porque todos odian el dolor y huyen de el, huyen de ti.

Si  me conocieran sabrían que nunca digo un te quiero sin sentirlo, que en 1 minuto puedo querer a alguien solo con mirarlo, oírlo o sentirlo y que en el mismo minuto lo puedo odiar profundamente, que no soy amiga de todo el mundo y que cuando ofrezco mi amistad lo hago para toda la vida, no soy de raticos.
Bueno pues me harté de tanta melosería, de tratar de caerle bien a todo el mundo, me harté del peso de esta máscara que llevo puesta cada día para que nadie sepa que estoy mal, me harté del mundo, del trabajo, de la universidad, de ana, de mi.

Haré un experimento y dejaré mi corazón a un lado, lucharé con él cuando sea necesario, hoy me vuelvo una persona fría y pensaré más con la cabeza que con el corazón. No se que quiero pero algo tendrá que pasar.


domingo, 22 de abril de 2012

"EL COCO"

“Duérmete niño, duérmete ya, que viene el coco y te comerá”...

No se a cuantos niños (incluyéndome) les cantaban esta canción de “cuna”. Ahora que lo pienso resulta aterradoramente tétrica y se que si hoy me la cantaran no podría dormir, pensándolo bien sería una buena estrategia porque en estos días preferiría no hacerlo, pero ya les contaré el porqué. Así pues el famoso “Coco” creció a mi lado, en mi “cuna” y aún ahora sigue allí.
  
Pero quién o qué es el Coco?
El Coco es un personaje popular caracterizado como asustador de niños, con cuya presencia se les amenaza si no quieren dormir.” 
En mi caso el no querer dormir no es el problema, sí que quiero dormir pero no lo logro, por lo menos no un sueño reparador, al contrario, tengo pesadillas toda la noche y es al Coco a quién le reconozco toda la culpa, él, que no quiere dejarme dormir para poderme “comer” o en mi caso “atormentar”. Imagino como espera ansioso debajo de mi cama el momento en el que despierto asustada con el corazón a punto de salir por mi garganta arrepentida por haberme dejado vencer del sueño.
 “Duérmete niña, duérmete ya, que igual vendrá el coco y te comerá”
Pues quiero contarles que he pasado una noche inolvidable con el Coco, ya antes nos habíamos sentado a “echar rulo” (conversar) como dos buenos amigos, pero esta noche me atormentó como hace mucho no lo hacía. El primer recuerdo que tengo de su existencia fue, no con la canción de cuna que me cantaba mi madre, porque no comprendía realmente su significado, sino una noche que estando tras mi corral aún en pañales soñé que mi mamá y mi hermana mayor nos dejaban en la parte de atrás del carro a mi hermana melliza y a mí mientras salían a “la tienda” a comprar no se que vaina! Acto seguido, el carro que había sido parqueado en una loma empezó a rodar hacia atrás, lo veía todo desde afuera, 2 pequeñas niñas sin saber que pasaba y su madre junto a su hermana mayor despreocupadas haciendo sus compras. No se porque nunca voy a olvidar ese sueño pero es extraño que mi hermana melliza y yo soñáramos lo mismo, con una pequeña diferencia de color! Ella lo soñó a blanco y negro y yo a full color!, suena raro pero así fue y de esta forma transcurrió mi primer encuentro cercano con “el Coco”.

Aclaración: NO! Las hermanas mellizas no sienten el dolor de la otra o del mismo modo en sentido contrario! Increíblemente son muchas las personas que nos preguntan lo mismo! Mucha telenovela, y SÍ! Yo también me vi la viuda de blanco pero NO sentimos lo mismo. 
Una vez aclarado este pequeño detalle continúo con el segundo encuentro, el cual fue el primero de muchos durante un tiempo. Como en mi caso el Coco no quiere que duerma para poderme comer, se aprovechó de la situación, mi hermana mayor, debido a su estado de alcoholismo y drogadicción, se iba de la casa por algunos días sin que supiéramos de ella y yo amándola profundamente y considerándola una especie de ídolo, dejaba de dormir, me despertaba a altas horas de la noche preguntando si ya había llegado, una vez más el Coco evitaba que durmiera plácidamente. Así sucedió mucho tiempo hasta que un día mi mamá, que no quería verme sufrir más, me pidió que dejara de preocuparme por ella, “benditas palabras” al día siguiente la olvidé casi por completo, se convirtió en un habitante más de mi casa y desde ese momento salió de lo más profundo de mi corazón, aún siento que no la amo como lo hacía antes, es más bien un cariño que por naturaleza se adquiere con el llamado de la sangre.
Mi tercer serie de encuentros con “el Coco” es un poco más irracional y comenzó cuando aún era una niña, - las niñas no deben ver películas de terror – decía mi mamá, pero hice caso omiso de sus advertencias y me senté a ver junto a ella la película más aterradora que haya visto jamás! “IT”, allí un payaso macabro, perverso, aterrador, feo y mil cosas más atormentaba a los niños (como el coco) y luego los mataba (a diferencia del coco). De esta película surgió en mí un gran miedo a las alcantarillas o a los escalones que dejan ver el fondo debajo de si, recuerdo una escena donde un niño jugaba con un barquito de papel y éste se iba por la alcantarilla, luego el payaso aparecía a devolvérselo y cuando el niño trataba de alcanzar el barquito “la cosa” (el payaso) le arrancaba el brazo (aunque la película no es sangrienta es muuuy tétrica). Desde ese día evito pasar frente a una alcantarilla y cuando subo un escalón lo hago corriendo porque inconcientemente creo que una mano va a atrapar mi pie, además lo obvio: no puedo ver un payaso sin morirme de  miedo. Prometo solemnemente no ser cómplice si mis hijos van a ver una película de terror, para que como yo, no culpen a su madre!
 
Ahora tras conocer mi historial de encuentros con el coco puedo contarles los últimos acontecimientos. Todo pasó lentamente, allí estaba yo subiéndome a un taxi con la imagen borrosa de un rostro “amigo”, no se quien era realmente, no lo recuerdo, tengo muchas lagunas de esa noche, supongo que era él, el Coco jugándome una mala pasada - ¿quieres tomar algo? Preguntó ansioso, - Porqué no? Respondí, después de todo era una noche para celebrar, algo estaba por pasar, lo sabía. Acto seguido apareció de la nada un vaso de vidrio pequeño con un líquido transparente que instantáneamente adormeció mis labios al tocarlos, en ese momento empezaron a dormirse mis sentidos, todo era más y más oscuro cada vez, lo único que parecía funcionar correctamente era mi mente, sabía muy bien que algo malo estaba pasando, estaba siendo traicionada, algo muy malo estaba por pasar, recuerdo pensar que debía escapar si quería salir bien librada, pero mi mente estaba desconectada de mi cuerpo por lo que no era mucho lo que podía hacer. Luego de un largo trayecto recuerdo ver  una imagen borrosa de lo que creía era un hospital, alguien se había compadecido de mí y después de todo nada malo iba a pasarme, ¡que susto me habían hecho pasar!, el taxi se detuvo y mi “amigo” me ayudó a bajar de él, ¡que alivio! Todo iba a terminar, o al menos eso pensé erradamente pues en un instante empezaron a llegar de todos lados muchos hombres que venían hacia mí amenazantes y ansiosos como si fueran a reclamar un premio.

OSCURIDAD… Por un tiempo dejé de sentir, perdí totalmente el conocimiento desplomándome sobre el cemento. Comencé poco a poco a recuperar la noción del espacio que ocupaba aunque mis sentidos no respondían aún y mi mente continuaba desconectada de mi cuerpo, sentía como éste era puesto en posición vertical con la cabeza sobre el suelo y finalmente 2 golpes secos de mi cráneo sonaban sobre una superficie dura. No veía, no me dolía, solo sentía, no se como describirlo, pero sentí que mi cráneo se rompía, seguido a esto, mi cuerpo que estaba sostenido sobre un eje (que no puedo describir porque no veía) era ahora puesto en posición horizontal y una sensación diferente invadió mi mente, no puedo decir que era calor, pero por la reacción de mi cuerpo se que lo era, mi cuerpo estaba expuesto a las llamas, sentía sin dolor, como la piel de mi cara se derretía y mis brazos se torcían, estas dos son las principales sensaciones que recuerdo pero imagino que lo mismo le estaba pasando al resto de mi cuerpo, recuerdo desear intensamente que esa tortura acabase, quería morir rápidamente, “no quería sentir más” aunque agradecía que no hubiera dolor. – ¿estaré soñando? – Pensé, - si es así quiero despertar…

Mi cuerpo se hacía cada vez más liviano, sentía que podía volar, aún más oscuridad! Un golpe seco y desperté en mi cama agradecida por tener mi cuerpo completo, que ironía, este cuerpo que tan poco me gusta. 
La pesadilla más real y horrible que he tenido en toda mi vida, normalmente no me acuerdo de mis sueños y si lo hago nunca es de principio a fin como esta vez. Espero que el Coco tenga mejores cosas que hacer esta semana que venir a atormentarme pues no ando de ánimos, solo quiero dormir y olvidarme de todo.

Querido Coco,
"Gracias por acompañarme, pero te dejo todos los dulces que no me voy a comer en la nevera para que no te aparezcas en mi cama"

lunes, 9 de abril de 2012

SANTA SEMANA!

No el que peca empata si reza...
"Escena Matilda"
Santa Semana! me hubiera dedicado con gusto a rezar si hubiera sabido que en lugar de eso me iba a descontrolar de esa manera. Mientras mi mamá muy juiciosa se levantaba más temprano que todos a rezar, yo dormía hasta tarde y me dedicaba todo el día a comer lo que se cruzara en mi camino. Ahora, lejos de esa semana, me veo como el "gordito" de la película "Matilda" en la escena donde debe comer hasta el último trozo de un gigante pastel de chocolate, y victorioso levantar su bandeja totalmente vacía. Pues bien! me resultó imposible empacar a Ana en mi maleta, o tal vez opté por tener unas vacaciones de todo: universidad, trabajo, responsabilidades, más responsabilidades y, por último, Ana. 
Vivo lejos de mi familia hace 2 años por lo que estoy acostumbrada a mi soledad, no tengo quien me de lata o quien se preocupe por que comí o no comí, y si  por alguna razón alguien se empieza a dar cuenta de mi "problemita" me resulta fácil evadirlo y aunque no siempre me creen no tienen más remedio que fingir que lo hacen y basta con dejarlos verme comer una sola vez para que olviden con gusto el tema (aveces quisiera que no fuera así).
Pensé entonces que iba a tener unas buenas y muy merecidas vacaciones, además de ver a mi mamá y mis hermanos también iba a ver a mi mejor amiga y me olvidaría de todo. Confieso que soy una mimada y me hace mucha falta la compañía, pero no cualquier compañía, no me conformo con estar rodeada de personas a las que no les importo y que por lo tanto tampoco me importan lo suficiente, prefiero estar acompañada de las personas que por algún insignificante motivo se han metido en mi corazón, "energía" ese es mi principal criterio de selección y no es necesario estar presente para sentirla.
El caso es que esta semana no fue lo que yo esperaba, sí descansé, es cierto, pero no de la mejor manera. Asma! ¿porque en vacaciones?  estuve enferma toda la semana sin poder salir de mi casa y me invadió la ansiedad  seguida por los mimos de mi mamá, y como los límites y yo no nos llevamos bien, comí y comí sin parar, aún estando llena quería más, no podía controlarme pero tampoco podía dejar de comer para no alertar a mi mamá, esto sumado a que Ana no viajó conmigo :P. Es así entonces como la enfermedad, mi mamá y mi mayor monstruo (YO) me llevaron a engordar calculo casi 3 kilos, no estoy segura exactamente de cuantos, porque si a algo le temo es a la báscula! pero lo noto en cada centímetro de mi cuerpo, y es así como pago mis excesos! 
Y Aunque dicen por ahí que no el que peca empata si reza, la decisión está tomada! AYUNO desde hoy, en realidad no como hace un poco más de 30 horas e intentaré mantenerlo por 10 días, tal vez agregue unos trident para la anciedad pero no más, y para los que no les guste tómenlo como un ayuno espiritual (humildemente negamos algo a la carne para glorificar a Dios, mejorar nuestro espíritu, y profundizar en nuestra vida de oración). 
Tengo muchas culpas que pagar xD.

Iré contándoles como me va. Suerte para mi!

viernes, 6 de abril de 2012

EL MONSTRUO SOY YO

Que mejor manera de empezar a contarles sobre mis monstruos que haciéndolo por el más grande y terrorífico de todos...


Resulta complejo describir lo que este monstruo representa para mi, pero intentaré ilustrarlo de la mejor manera.

Me ha seguido de cerca durante gran parte de mi vida acercándose cada vez más a mí hasta casi mezclarse con mi propia carne, se ha vuelto incluso “mi monstruo consentido” y le he cogido más cariño del debido. Es por esta razón que resulta casi imposible para mi separarme de él (como si se tratara de una relación verdadera).
A diferencia de otros monstruos sería imposible contar las ocasiones del día en las que se me aparece, lo hace cuando me levanto, cuando me baño, cuando camino, cuando me deprimo, cuando intento socializar, cuando como, cuando no como,… en fin, está presente en cada momento del día y en la mayoría de las actividades que realizo impregnándoles un poco de sí mismo en cada una de ellas, sepultando capa tras capa mi verdadero yo. 
No recuerdo bien el momento exacto en el que fue concebido pero creo que fueron una serie de desafortunados eventos, más que uno solo, los responsables de su nacimiento, uno tras otro fueron concibiendo mi gran monstruo, incluso antes de mi nacimiento.  
Todo empezó quizá el día en que mi padre, como cualquier niño curioso, a sus 6 años y sin saber que hacia, decidió probar un tarro de “Diablo Rojo” que encontró en su camino (potente agente químico, especialmente diseñado como destapador de cañerías) con lo cual casi muere tras el cierre de su esófago y otros problemas de los cuales, a decir verdad, no he preguntado mucho que digamos. Años despues, más exactamente el día de mi cumpleaños número 1, mi papá se ahogó cuando comía, su esófago se habia empezado a cerrar lentamente con los años de nuevo pero “no tenía tiempo para ir al médico” así que se debilitó hasta tal punto que ese día y con previo, pero ignorado aviso, éste se perforó llevando comida a sus pulmones y causando su muerte un mes después en el hospital. 
Tras este evento mi mamá no tuvo más remedio que salir adelante sola e intentar ocultar su gran tristeza pues mi papá habia sido el amor de su vida durante muchos años, mi hermana mayor, quien sufría de complejo de Electra, se sumió en las drogas y el alcohol, tal vez intentando escapar, conviertiendo a mi familia en un completo caos, por un lado mi hermano se volvió un rebelde “con causa” y por otro lado mi mamá se sumió en la depresión intentando mantener a sus dos pequeñas a salvo (mi hermana melliza y yo). 
La convivencia se volvió insoportable, aún recuerdo el constante aliento a boxer de mi hermana, las manchas en las cortinas con este fuerte pegamento, los escándalos, las alucinaciones donde debía quemar la casa a petición de las ánimas… son muchos recuerdos, pero el caso es que, tal vez a causa de todo esto, mi madre empezó a comer más de lo debido con lo cual se convirtió en una mujer obesa, no se bien cuando sucedió, simplemente no tengo un recuerdo de ella sintiendose bien consigo misma, inumerables dietas realizadas un par de días y luego abandonadas, hicieron parte de mi diario vivir a su lado con lo cual fui obsecionandome yo también por no verme como ella (espero que nunca lea esto).  
Con el paso de los años y tal vez con la ayuda de mi inevitable condición de adolescente, se fue haciendo más fuerte en mi cabeza la idea de que mi cuerpo no era como el de la mayoría de las niñas, me veía diferente a ellas, quienes se esforzaban por verse cada vez mejor, mientras yo me esforzaba por tapar mi figura con anchas camisetas y chaquetas, en un desesperado intento por eludir los cambios de mi cuerpo. Ellas (digamos que las populares de mi clase) eran, lo que yo quería ser, únicamente hablando de apariencia, pues siempre tuve a mi lado a las 2 mejores amigas del mundo y aunque muchos profesores pensaban que era mejor separarnos nunca lo lograron, (aún seguimos siendo inseparables). Para no desviarme del camino debo continuar diciendo que “las populares” aunque este concepto no era muy fuerte en mi colegio, se esforzaban por hacernos sentir a las que no eramos parte de su grupo, como “nadie”, resaltando tus defectos y ríendose de ti a escondidas y aunque nunca les presté mucha atención, inevitablemente fortalecieron este, mi monstruo. Así pues, nunca me sentí bien con mi cuerpo, por mi madre, por mis compañeras, por las actrices de mis novelas preferidas, por mi misma, por mil cosas que una a una han hecho de éste un monstruo aterrador. 
Pues bien… su nombre es Ana y ocupa la gran mayoría de mis pensamientos, reclama mi atención de una forma injustamente obsesiva y aparece entonces cuando pienso en comida (todo el tiempo) comer, no comer, da igual, ambas cosas me obsesionan de la misma forma, es todo o es nada, simplemente para mi no existen términos medios, y es asi como muchas veces me encuentro en algun lugar (cualquiera) cruzando los brazos sobre mi vientre, totalmente conciente del espacio que éste ocupa, debatiendo mi existencia entre dos caminos, atracarme o ayunar. 
Esta desición no es fácil, atracarme significa desahogar todos mis problemas llenándome de sensaciones que sólo la comida me proporciona (en esta época de mi vida) y tal vez suene a excusa pero aunque comer realmente me encanta, no es más que un escape de la realidad, me hace sentir momentáneamente feliz y, por pocos segundos, mis problemas se esfuman, son esos segundos los que generan tal adicción en mi. Sin embargo, paulatinamente y en forma ascendente me empieza a embargar un gran remordimiento, regresándome a la realidad, haciéndome sentir terriblemente decepcionada de mi misma y devolviéndome la conciencia del volumen de mi carne, conciencia que, aunque al parecer, ligeramente “distorcionada” de mi apariencia, también llamada “dismorfia corporal”, me hace odiar profundamente cada centímetro de mi cuerpo, alejando cualquier asomo de vanidad y haciéndome desear con todo el corazón y tripas pasar desapercibida por el mundo, jugando a ser la mujer invisible, avergonzada por el gran tamaño de mi cuerpo y la cantidad de grasa que siento revolverse en mi interior, comparándome a cada instante con cualquier persona que se cruza en mi camino, deseando ser “diferente”, o tal vez algo menos lejano de toda posibilidad: construir una máquina del tiempo y, sin miedo a comprometer mi existencia, volver al pasado y deshacerme de cualquier posible evento causante de todo este caos y revoltijo de monstruos que se apoderan de mi mente. 
"Mi círculo vicioso"
Así pues, éste primer camino no es mi preferido, a pesar de hacerme feliz por un momento hace parte de un círculo vicioso del cual resulta increiblemente dificil escapar.
Por otro lado, existe también un segundo camino: ayunar, y aunque es el más dificil de los dos, es también el más satisfactorio, decido no comer, ningún sólido va a ensuciar mi cuerpo (comer se vuelve sinónimo de decepción y vergüenza consigo mismo) solo estando metida en esto hasta el cuello me doy cuenta que aunque empezó con el deseo de ser más flaca, terminó siendo algo más, mi prioridad ya no es serlo, simplemente termino desahogando todas mis frustraciones en la comida, echándole la culpa de todo lo que me pasa y jugando al que más “aguante”. Durante este tiempo afloran todos mis instintos trayendo a la superficie incluso a los monstruos más profundos de mi ser, me vuelvo totalmente sensible al más mínimo comentario convirtiéndome automáticamente en una víctima del mundo, incluso del aire que respiro, y cualquier frase que me dicen, por insignificante que sea, tiene el poder de remitirme instantáneamente a cuando era realmente una ballena, me hace suponer que esta persona me veía fatal, y me sonrojo… ¡que vergüenza! ¿cómo podía salir a la calle? estaba tan expuesta, tan vulnerable a la crítica… Y como cada gran monstruo viene bien acompañado de pequeños monstruitos seguidores, aparece un nuevo monstruo, mi reflejo en el espejo. Como odio los espejos! son inevitablemente adictivos, no puedo pasar a su lado sin ver mi “espantoso” reflejo en ellos, trato de evitarlos, de taparlos con cualquier cosa que se cruce en mi camino, pero no puedo, termino destapándolos y mirando de reojo nuevamente “mi reflejo”. No puedo escapar de él, incluso en mi trabajo lo encuentro en cada esquina, vitrinas, baños, ventanas, mármol, puertas de vidrio, cerámica, todo me invita a verlo. Verme o sentirme se vuelve insoportable en algunos casos, incluso en la soledad de la ducha me descubro esforzándome por desaparecer mi vientre, quedándome casi corta de respiración, deseando poder cortarlo con un chuchillo (que aterradora, pero cierta línea, no podía suprimirla). 

Es así como termino encerrada en una burbuja de cristal creando todo un mundo de barreras, allí nadie es bienvenido, nadie con el poder de tentarme… y aunque trato de poner mi mejor cara de pastel (que ironía), a leguas se nota que no estoy bien, mis ánimos están por el suelo, no tengo energía suficiente para trabajar, el frío me envuelve y el sonido de mi estómago se convierte en el único arrullo para el sueño que poco a poco he ido perdiendo dando paso al insomnio que ahora acompaña mis angustias.  
Ninguno de los dos caminos es convencional, pero son sólo caminos ¿y quién dice que alguno de los dos es bueno o malo, correcto o incorrecto?, cualquier respuesta estaría condicionada a sezgos culturales pues crecimos en medio de una sociedad regida por un cánon de belleza donde entre más flaca sea una mujer, mejor para “todos”, más status, más éxito. No lo digo yo, no lo comparto, simplemente ciertas percepciones del mundo han sido condicionadas por las marcas, los medios, incluso por nosotros mismos, así que una vez más y haciendo honor a mi monstruo, “somos víctimas del mundo”. Este tema está tan trillado (agotado) que no voy a profundizar en él, basta con decir que mi monstruo está más allá de estas excusas, realmente no encuentro donde más escudarme que en mi falta de cordura, con lo cual me doy cuenta que tal vez “el monstruo soy yo”.  

No soy Pro-Ana, no soy Pro-Mía y aunque estoy más allá que acá, hacen parte de mi mundo. No los apruebo, no los promuevo y mi blog no estará lleno de fotos de mujeres perfectas, dietas o concejos para dejar de comer, sólo quiero dar una perspectiva de mi mundo, compartir mis experiencias con ciertos monstruos con los que muchos/as de ustedes han vivido y para decirles, aunque se que no sirve de mucho, que no estamos solos y que aunque pensamos que nadie nos entiende, siempre hay alguien que en algún rincón del mundo comparte las mismas experiencias que nosotros, experiencias que van concibiendo monstruos que crecen y se hacen fuertes con el tiempo y que de no combatirlos a tiempo se roban nuestra razón alejando cualquier posible asomo de cordura.