sábado, 24 de marzo de 2012

El porqué de mi blog

Es curioso cómo sin darme cuenta un sin fin de monstruos fueron ocultándose bajo mi cama con el paso de los años.


Monstruos que aparecen y desaparecen donde quiera que vaya y según la situación a la cual me enfrente. Me siguen y se adaptan con gran facilidad a mi ser o al de cualquier persona que, por accidente o no, se cruza en mi camino. Sin embargo, al contrario de las creencias de muchos, no creo que estos monstruos hayan sido concebidos en el vientre de mi madre, me cuesta imaginarlos revoloteando a mi lado en sus fluidos y, sonrientes, esperando su debut. 

A mi parecer, estos monstruos son concebidos a medida que van dándose situaciones relevantes en nuestra vida, así pues entiéndase a la experiencia como reina madre de mis monstruos. Aquí hablaré entonces de cada uno de ellos y en algunos casos hablaré de monstruos ajenos a mí, unos más relevantes que otros, pero al fin y al cabo MONSTRUOS.