lunes, 21 de mayo de 2012

ONCE UPON A FROG


Y fueron felices y comieron perdices… 

¿Y si me como esta perdiz seré feliz?
Así es como nos han enseñado que terminan todas las historias y crecimos suponiendo entonces que así debería terminar la nuestra, esperamos ansiosas el día en que felices comeremos perdices al lado de un príncipe que se supone es azul!
Pffff, pues bien, ¿quién quiere comerse una perdiz? y ¿quién quiere dormir al lado de un alienígena azul?

YO PASO! eso se lo dejo a mi querida amiga amante de la ciencia ficción, por mi parte y aunque me la paso horas soñando cosas imposibles he decidido no seguir esperando un príncipe azul y no comer perdices que al final me engordarán :)

Hoy he decidido dejar de esperar algo que no va a llegar,  un ideal que tal vez está muy lejos de lo que realmente necesito, hoy decido olvidar a la persona que más he amado en mi vida y la que más daño me ha hecho también, hoy decido poner mis pies sobre la tierra y esperar NO a un príncipe multicolor, sino más bien a un sapito que me entienda, que me haga reír, sobre todo un sapito con el que pueda ser yo, sin máscaras, sin miedo a que se aleje de mí cuando descubra que no soy una princesa, que más bien soy un revoltijo de monstruos y un corazón chamuscado pero funcional. 
Ah!!! Y ojalá ese sapo lleve consigo monstruos que se entiendan con los míos y así tal vez en lugar de perdices comamos lombrices y seamos muy felices.


martes, 15 de mayo de 2012

DE PELEA CON EL MUNDO

Es verdad que estoy de pelea con el mundo...


Que no tengo la misma mirada de siempre, que mi energía anda algo oscura últimamente, que estoy inconforme con todo lo que rodea mi privado mundo, que nada dentro o fuera de él resulta satisfactorio para mi corazón o para mi mente.

No encuentro las palabras exactas para explicar cuan mal veo todo lo que me rodea, solo diré que todo empeora cada vez más y estas son entonces algunas verdades que tengo para cantar al mundo sin orden de prioridad:
  • Es verdad que no tengo energías para trabajar
  • Es verdad que no tengo energías para estudiar
  • Es verdad que hoy no quise dibujar ;(
  • Es verdad que no encuentro mi lugar
  • Es verdad que no me dejo amar
  • Es verdad que amo a quien no debería
  • Es verdad que algunas veces me gustaría ver sufrir a mi ex
  • Es verdad que no quiero ver a nadie que no me entienda
  • Es verdad que odio esta ciudad
  • Es verdad que odio mi personalidad
  • Es verdad que odio estar lejos de todo lo que amo
  • Es verdad que ya no confío ni en mi sombra
  • Es verdad que odio el lugar donde vivo
  • Es verdad que odio a las personas con las que vivo
  • Es verdad que me gusta cortarme
  • Es verdad que cada día que pasa odio más mi cuerpo.
  • Es verdad que como mucho o no como nada
  • Es verdad que odio a los médicos
  • Es verdad que necesito un psiquiatra y que NO voy a ir!
  • Es verdad que odio comprar ropa
  • Es verdad que tengo complejo de persecución
  • Es verdad que tengo un trastorno de personalidad
  • Es verdad que soy celosa
  • Es verdad que no me concentro
  • Es verdad que huyo de las conversaciones
  • Es verdad que siento que no soy suficientemente buena en lo que hago
  • Es verdad que me siento bruta
  • Es verdad que siento ser cero divertida
  • Es verdad que a veces creo que nadie quiere estar cerca de mí
  • Es verdad que alejo a las personas
  • Es verdad que odio abrir la boca para dar mi estúpida opinión
  • Es verdad que me imagino mil y un formas de insultar a la gente que me hace daño pero que nunca lo hago
  • Es verdad que odio ser tan pu**mente cursi
  • Es verdad que me veo fea
  • Es verdad que estoy demente
  • Es verdad que nadie me extrañaría si me perdiera más de lo que estoy
  • Es verdad que estoy cansada de respirar...
ES VERDAD QUE ODIO LA DEPRESIÓN, se que me tiene pensando cosas sin sentido, y espero que me deje rápido porque quiero retomar el camino, quiero dejar de sentir que el mundo conspira en mi contra, algo tendré que hacer para que eso pase pero no encuentro que y hoy no tengo ganas de pensar.

martes, 8 de mayo de 2012

"PRINCESA"

Muchos la llaman princesa...



Muchos (incluyéndome) la llaman princesa… pero hoy, corriendo el riesgo de herir susceptibilidades, debo decir que según yo, no es más que un monstruo, es Mía, una mujer que imagino de tes blanca, delgada, frágil, fría y algo narcisista, que pareciese levitar en lugar de caminar y que si mirara atrás de su cuello se que encontraría una cremallera con la cual le quitaría su disfraz descubriendo un ser totalmente diferente al que muchos imaginan…

Hoy tuvimos un encuentro cercano, mi mente estaba incontrolable, mi cuerpo temblaba y se balanceaba de adelante para atrás impulsado por un irreprimible deseo de llevar comida a mi cuerpo. Fue inevitable y, como siempre, ocurrió lejos de cualquier límite decente, perdí la razón, sentía que no era yo, mi mente estaba en blanco y no podía parar de comer, lo hacia sin siquiera saborearlo. Luego del obvio remordimiento que apareció tras ver todo el caos que había causado salí corriendo, no podía dejar toda esa comida amontonándose en mi interior, debía sacarla de alguna manera, pero como lo iba a hacer? siempre había temido a la "Princesa" Mia, la veía lejana y prepotente, sentía que no era digna de su compañía. Bien, pues decidí intentarlo de nuevo, ya lo había hecho sin éxito alguno pero esta vez sentía que si no lo hacía todo el esfuerzo que había hecho se desvanecería, debía castigarme. Así lo hice con mucho esfuerzo, lágrimas, patadas e ira, era muy difícil, definitivamente para valientes, concepto del cual estoy totalmente alejada, pero debía lograrlo si quería liberar un poco de culpa.
Por muchas razones no terminé lo que empecé y tras casi 45 minutos de su compañía la dejé cuando aún me presionaba para que siguiera, no quería que la dejara sola pero alguien me estaba llamando, no podía seguir conversando mucho rato.
Fue un encuentro triste y Mía no fue de mi entero agrado así que espero no tener que volverla a llamar, creo que ninguna de las dos nos gustamos pero por ahí dicen que del odio al amor solo hay un paso así que aún no canto victoria, intentaré no decepcionar a Ana otra vez a ver si alfin alcanzo mi meta, que bien lejana la estoy viendo.


viernes, 4 de mayo de 2012

PLOP!


Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña, y como veían q resistía fueron a llamar a otro elefante...



Pues bien, en esta versión la tela no resistió y el elefante cayó al suelo, sin valor alguno para levantarse, salió la araña y se lo comió.

martes, 1 de mayo de 2012

RED TEARS


Lágrimas del alma...


Es poco lo que se sobre Self-Injury pero voy a describir de que forma este monstruo me persuadió durante un tiempo hasta al fin lograr una oportunidad. Lo cierto es que nunca he temido al dolor (a menos que sea uno de muela >_<) tal vez me atrae un poco más de lo normal y solo ahora cuando he investigado algo al respecto identifico los signos que poco a poco fueron dejados en diferentes etapas de mi vida.
Recuerdo que cuando era pequeña y sufría alguna caída o  accidente, al contrario de cualquier niña que lloraba en busca de los brazos de su madre o un "sana colita de rana, si no sanas hoy sanarás mañana" yo me levantaba en menos de una milésima de segundo del suelo gritando a todo pulmón "no me dolió, no me dolió" no me gustaba mostrar debilidad y la sangre no me disgustaba del todo, al contrario la exhibía casi con orgullo. 
Tiempo después en otra etapa de mi vida, cuando estaba en el colegio adopté una extraña manía, solía sentarme con una aguja a perforarme la rodilla, no me dolía, más bien me proporcionaba un extraño placer, sin embargo esto no duró mucho así que con el tiempo lo olvidé. 
Pero el olvido no fue suficiente para impedir que yo adoptara otra manía que solo hasta ahora logro identificar y que aún ahora sigue conmigo, no se cuando empezó pero me resulta imposible ver una vela prendida sin sentir el irreprimible e inevitable impulso de introducir mis dedos en la parafina caliente o dejarla caer sobre mi piel causándole pequeñas quemaduras. Es extraño ahora que lo escribo pues nunca lo vi como algo fuera de lo normal, solo hasta ahora atribuyo mis raras manías a mis trastornos.
Todos los signos estaban allí, las huellas dejadas por este monstruo que me perseguía y del cual hacia caso omiso, no estaba dispuesta a darle una oportunidad verdadera hasta hace poco… La verdad es que había leído algo sobre personas que se cortaban y no lo entendía, ¿quién en sus 5 sentidos iba a hacer cosa semejante? Bueno, pues como dicen por ahí "la curiosidad mató al gato" conocí algunas personas que lo hacían y se sentían mejor con ello, lograban de cierta forma controlar sus emociones. - "Ojalá pudiera controlar las mías" - pensé.  
"El estado de ánimo que uno quiere alterar a través de auto-lesionarse puede ser positivo o negativo, o ninguno de los dos; algunos se auto-lesionan para darle fin a un estado de disociación o bien para terminar con un sentimiento que los acosa y que no pueden controlar, o incluso uno acude a dañarse cuando está en tal confusión emocional que no sabe lo que está sintiendo.  La autolesión logra regresarlos a la realidad.  La autolesión logra enfocarlos a una dolor que pueden describir y justificar.  La auto-lesión da fin a una tormenta interna.
Las personas que se auto-lesionan aprenden que al hacerse daño logran aliviar un estado emocional agobiante; es por esto que la auto-lesión es un mecanismo para manejar emociones. 
- http://inlovewithmysorrow.blogdiario.com/ 
Después de leer un poco sobre el tema me di cuenta que no era tan de locos, era solo uno de los muchos mecanismos por medio de los cuales una persona intenta canalizar sus emociones, no digo que sea el mejor pero como dicen por ahí "cada loco con su tema". Así pues esta loca se encontró comprando casi de inmediato unas finas cuchillas, no sabía si las usaría pero las guardé por si acaso. Ya sabía lo que debía saber, ahora no me detendría ningún viejo paradigma de los muchos que guardaba en mi cabeza al respecto. 

El día llegó, había comido una generosa cantidad de huevos de chocolate, me había vencido la ansiedad como muchas otras veces así que quise probar que tan cierto era todo lo que había leído, me sentía terrible, quería gritar, - ¿como podía descontrolarme de esa forma?, no quería volver a ser la gordita de antes, y aunque aún lo soy no quería volver a pesar 64 kilos, un peso descomunal para una estatura de 1,49 (sí, soy una enana :P), me sentía realmente FRUSTRADA pero no podía llorar, hace mucho no puedo hacerlo por más que quiera, tal vez ya derramé todas las lágrimas que tenía que derramar por mi ex. Así fue como sin pensarlo 2 veces cogí una de las cuchillas que había comprado y la deslicé por mi muslo derecho lentamente, me gustó pero no era suficiente, seguí haciéndome cortes cada vez más profundos, derramando más y más sangre. Pasaron poco minutos después de los cuales recobré la lucidez - ¿Estaré loca después de todo? - me pregunté con un poco de risa, limpié mis heridas y me fui a dormir increíblemente un poco más tranquila, mi cuerpo había logrado llorar de una u otra forma, mis lágrimas eran ahora rojas. 
Al día siguiente me sorprendí pensando en ese momento, quería volver a cortarme, no se porqué pero quería hacerlo de nuevo, así que al llegar a mi casa cogí otra cuchilla y me hice cortes un poco más profundos que el día anterior, esta vez vez escribí palabras en mi piel que quería grabar para que nunca se me olvidaran, "QMNMD" bien grande y en mayúscula, si eso era estar demente pues no me importaba serlo, ahora guardaba otro secretito, me hacía sentir mejor, un poco de control ante tanto descontrol… Si que suena raro, tal vez sea descontrol, no lo se, basta con decir que me hace sentir un poco mejor. 
Lo he hecho entonces durante las últimas semanas casi a diario, no conforme con dejar mi pierna marcada seguí con mis brazos, no debería hacerlo porque tengo el vicio de subirme las mangas con lo cual dejo mis brazos al descubierto, pero lo cierto es que no se porque razón se siente mucho mejor. 
Así pues he descubierto que en verdad SÍ es algo adictivo, un monstruo del que seguro no me puedo dejar dominar, intentaré alejarlo aunque no se si quiera hacerlo aún, realmente me gusta como acompañante de mi depresión.