viernes, 19 de octubre de 2012

I USED 2...


Solía tener el corazón en el lugar correcto…

Ahora me doy cuenta cuán necesario resultaba vivir mi trágica historia de amor para así poder escribir con objetividad esta entrada mientras observo desde lejos como espectador una obra que ciertamente me entristece... 
Este es quizá uno de los monstruos más crueles y despiadados que haya existido jamás, con el inigualable poder de subirte al cielo a caminar sobre nubes y luego sin piedad despojarte de ellas y entonces lanzarte al vacío en una caída libre que pareciera no terminar jamás. 
Éste es al mismo tiempo un monstruo digno de comparar con el objeto de cualquier adicción, basta con probarlo una sola vez para no querer dejarlo jamás y es que nos causa un placer desafortunadamente pasajero en la mayoría de los casos. 
En mi caso han sido 2 las veces en que realmente me he dejado atrapar por este despiadado monstruo, la segunda peor que la primera pero al final ambos responsables de mi desafortunado enamoramiento se dieron cuenta que no era digna de ser incluida en sus planes a futuro. 
De mi primer amor (alejo) no hay mucho que contar porque realmente no pasaba nada interesante, éramos la pareja perfecta, no habían peleas, no habían chismes, en fin, es una historia poco interesante así que la omitiré por ahora. 
En cambio la segunda historia es un poco mejor... 
Allí estaba yo, entusada por "alejo" quién egoísta había decidido que necesitaba "vivir más", no iba a perder su juventud en una relación tan seria, y después de casi 3 años de "paz y amor" se fue sin remordimiento alguno dejando mi corazón algo más que chamuscado... 
Habían pasado casi 2 meses desde que alejo se fuera y yo ya había empezado a salir con un niño lindo de la Universidad (Julio) al que no le había prestado atención por que "tenia novio" pero realmente siempre me había sentido atraída por él, así que aún entusada dejé que me consolara con picos y abrazos, uno de los eventos que, afortunados o desafortunados dieron inicio a una nueva etapa de mi vida. 
Era un día común y corriente y tras una agotadora jornada en la Universidad, me dirigía hacia mi casa con el único objetivo de descansar un poco, objetivo que sería incumplido cuando mi hermana me llamara para que fuera a tomarme una cerveza con ella y sus amigos, puesto que según ella "necesitaba distraerme". No se porque razón ese día acepté, normalmente me daba pereza salir con sus amigos y además ese día estaba más cansada de lo normal, pero lo hice aunque con un poco de duda. 
Allí estaba de nuevo, en la mesa de un pub, rodeada de un grupo de gente que no conocía muy bien y en otra mesa alguien (Gero) que no me quitaba la mirada de encima, la verdad me sentía un poco intimidada, pero le devolví sus miradas con cierto aire de coqueteo, me gustaba seguir el juego aunque no me sentía atraída por él. 
Al cabo de un rato, Julio llegaba a saludarme, coinsidencialmente conocía a uno de los amigos de aquel misterioso personaje y tras saludarlos me dio un abrazo y siguió su camino. Solo fue necesario que esto sucediera para que un mes después Gero le pidiera a su amigo que consiguiera mi teléfono para llamarme, y así, después de una llamada empezaron los 5 años más intensos de toda mi vida. (Con julio salí no más de 2 semanas después de decidir que solo seríamos amigos, yo no estaba dispuesta a tener algo serio en ese momento de mi vida, aún guardaba la esperanza de volver con alejo algún día). 
Desde esa llamada supe que gero sería el amor de mi vida, ojalá también hubiera sabido lo que me esperaba... 
Debo confesar que nunca confié en él lo suficiente, dicen que las mujeres tenemos un sexto sentido, y yo si que lo tengo desarrollado, y aunque sospechaba que me escondía algo, me hacía lo loca justificando cada uno de sus extraños comportamientos. Al principio era todo un idilio, por ahí dicen también que toda escoba barre bien y esta escobita lo hacía de maravilla, pero no por mucho tiempo... 
Llevábamos ya un año juntos cuando me dió una triste noticia, le habían ofrecido un trabajo en Medellín, ciudad que queda a 4 horas (por tierra) de Manizales (donde yo vivía), y aunque decidimos intentar estar juntos a pesar de la distancia, la relación nunca volvió a ser igual, empezó a deteriorarse con cada beso, con cada abrazo, con cada roce olvidados... nos perdimos a la mitad del camino, de los tantos kilómetros que nos separaban y así fue durante otro año. Sin embargo una desición estaba por tomarse, terminaba clases en la Universidad (estudiaba publicidad) y debía hacer una práctica (o pasantía) durante un año en alguna empresa digna de mí xD. Pues bien! decidí que la haría en Medellín y puse todo mi empeño en ello logrando al final entrar a una prestigiosa agencia de BTL (en español es una agencia de publicidad dedicada a eventos, activaciones de marca o para que me entiendan mejor, son agencias dedicadas a hacer todo lo raro, todo lo diferente a medios tradicionales como TV, radio, revistas, prensa... etc.) para no aburrirlos con el cuento, pasé el peor año de toda mi vida, había iniciado entonces mi calvario. Gero tenía una nueva excusa cada día para no estar conmigo pues "tenía mucho trabajo" "debía llegar a su casa a las 8" "tenía un viaje de negocios" "se le había descargado el celular" entre muchas otras excusas que increiblemente YO CREÍA. A pesar de esto, un día pasó lo que temía, Gero me había sido infiel y la novia de su mejor amigo me lo había contado, lo odiaba, ¿Cómo podía hacerme algo así despues de sacrificar mi comodidad por estar cerca de él? sin embargo el hecho de no tener amigos ni a nadie en esa ciudad, sumado a mi obseción por él y trás un gran show de lágrimas de cocodrilo que me propició, lo perdoné porque según él nunca lo volvería a hacer, había sido solo cuestión de tragos.  Esto, sumado a mi soledad en esa ciudad, causó un horrible efecto en mí de estrés y ansiedad con lo cual mi pelo empezó a caerse, mi asma (de la cual me había curado) regresó, engordé 16 kilos, descuidé mi aspecto personal y además no me sentía bien en donde estaba trabajando. Así pués volvía a Manizales como una ballena, y para completar más deprimida que un mico en un bonsai xD, depresión que nunca me traté, me escondía en ropa ancha, no quería buscar trabajo, me la pasaba debajo de mi cobija comiendo y haciendo mala cara, no quería salir, no quería hacer nada(Gero y yo seguíamos). Después de 3 meses de cantaleta de mi mamá, entré a trabajar a una agencia de publicidad como "creativa" donde duré un año más de mi vida, durante ese año me dediqué a hacer dietas que nunca lograba terminar, con cada kilo que bajaba, subía 2 más, Gero empezó a distanciarse y un día no quiso más, dejó de aportar a la relación y quedé sola tratando de salvarla... No lo logré, él no era el mismo, así que decidí que aunque lo amara más que a mi propia vida, no podía seguir así y trás común acuerdo terminamos. 
Decidí que me iba a vivir a Bogotá, quería perseguir mis sueños, pués ahora estos no estaban atados a él, así que sin pensarlo, en poco tiempo estaba en una nueva ciudad, entusada pero feliz porque había conseguido el trabajo de mis sueños.

Allí debería terminar mi historia, pero no, después de 2 meses insistiéndole que lucháramos (que horror :S) descubrí que tenía otra novia y llevaban juntos 6 meses. En ese momento entendí que "me habían cambiado por otra".
Desde ese momento dejé de creer en la fidelidad masculina y no dejo de pensar que nunca más me volveré a enamorar, o peor aún, que nadie nunca se volverá a enamorar de mí.
Sin embargo, después de todo aprendí buenas lecciónes: "El que la hace una vez, la hace dos veces y la sigue haciendo", "si no hay respeto y confianza, no hay nada" y como dice una canción, "cuando el amor se daña es mejor cambiarlo en vez de repararlo"

En resumen, ya han pasado casi 3 años desde entonces, somos buenos amigos, sigue con la "otra", sigue viviendo en Medellín y yo en Bogotá y además no me he vuelto a enamorar.

¡Y colorín colorado, esta historia se ha acabado y mi corazón se ha extraviaooooo! 
 

miércoles, 3 de octubre de 2012

LA LA LA

"I had the craziest dream last night. I was dancing the white swan..."

He visto "the black swan" un par de veces y no puedo evitar sentirme un poco identificada con Nina, ella solo intenta ser perfecta por lo que nunca se siente conforme con lo que es o con lo que hace. Me pasa igual, lo he dicho en la mayoría de mis entradas por eso no profundizaré en este tema, solo quería compartir este dibujo inspirado en la entrada "Bailarinas clásicas" de INSANE.
 
Yo también las admiro aunque nunca podría bailar, soy de las que pisa cuando baila xD. Intentaré explotar otros talentos o al menos volverme tan liviana como la pluma de un cisne.