martes, 11 de diciembre de 2012

MONSTER'S BACK

 HE'S BACK...

Una vez que nos hemos desviado del camino "correcto" según nosotros y nuestros amigos invisibles resulta casi imposible volver a él, en mi caso llevaba un buen tiempo caminando sobre nubes, sintiendo que casi podía volar, llena de adrenalina en todo mi cuerpo, sintiendo que hacía correcto lo incorrecto. Ahora extraño esos días que se hacen cada vez más lejanos, y odio con todas mis fuerzas estos días en los que yo misma he vuelto a convertirme en el mismo monstruo que solía ser hace poco tiempo, he vuelto a ser debil, he vuelto a sentir que solo la comida me hace feliz, que solo a ella puedo recurrir, pero ni así logro calmar esta anciedad que me llena de ira y de odio contra mi misma, mi temor a los espejos se ha vuelto ahora mucho más fuerte al igual que ese desprecio que siento al bañarme, al vestirme, al socializar, a todas esas cosas que me obligan a salir de mi burbuja.
 
 
He intentado detenerme, y no miento, pero este monstruo ha logrado colarse de nuevo en mí y quizá más fuerte que otras veces, ¡quiero vencerlo! ¡debo vencerlo! pero no puedo... no lo logro por más que quiera, se que no debo ayunar, se que no me debo atracar, se que no me debo cortar, se que no debo sobrepasar los límites, se que no debo seguir con esto, pero es más fuerte que yo, simplemente no conozco el medio entre ayunar o atracarme. Lo he pensado, tal vez sería bueno ir con una nutricionista y confiar en que estabilizará mi peso y me ayudará a tener buenos hábitos alimenticios, me ayudará a comer como debe ser, desayunar, almorzar y cenar, y tal vez comer uno que otro pasabocas en medio de cada comida, además de hacer al menos una hora diaria de ejercicio. Teóricamente se que sería lo correcto y que tal vez es la única forma de dejar de ser como un yoyo que sube y baja sin control. Pero... ¡NO PUEDO! he perdido toda esperanza, tal vez nunca me sienta feliz con lo que soy, tal vez nunca encuentre una razón para vivir diferente a ser "delgada", a ver mi clavícula sobresaliente, esa que nunca he logrado ver.  
No me quiero rendir pero no encuentro una salida, estoy perdida y no hay quien me encuentre, estoy sola porque en este momento no hay ninguna persona a la que le pueda decir como me siento sin miedo a ser juzgada o sin miedo a hacerla sentir peor que yo. Me hago la fuerte pero soy la más débil, quiero ver una luz, pero sinplemente no veo más que oscuridad, ¿viviré en la noche por siempre? ¿estaré sola por siempre? ¿me odiaré por siempre?

Hoy solo puedo dibujar éste mi propio paisaje...