miércoles, 23 de enero de 2013

¿Is that my scale?

 
 ¡Expecto Patronum!
A diferencia de otras ocasiones en las que he pasado por situaciones semejantes, esta vez me he encontrado de frente a ese monstruo al que le he huido por tanto tiempo, digno de comparar con el más cruel dementor de Harry Potter (sí!, amo los libros de HP), ese que en lugar de asustarte te quita el aliento, y con él, hasta el más mínimo rastro de felicidad, desapareciendo casi por completo la esperanza de que algún día las cosas irán mejor y serás feliz incluso con 10 o 20 kilos de más. Ojalá este fuera mi caso, pero en lugar de ello siento q mi mundo se desvanece con cada kilo, con cada libra, con cada gramo… y sinceramente me siento agotada, desilusionada por mi falta de control, quisiera recuperarlo y nunca en la vida volver a perderlo.
Es mi pesa! sigo huyendo de ella, cuestionándome día a día si tal vez ella me haga sentir mejor, la tengo a escasos centímetros de mi cada día desde hace poco, pero le temo, sé que me hundirá más de lo que ya estoy, deseando que tal vez me diga que no estoy tan mal como me veo, pero ni la pesa, ni el espejo, ni las fotos, ni mis amigos, ni mi familia pueden hacerme ver como realmente estoy, es desesperante ver una figura totalmente distorcionada de ti, lo he descubierto trás muchos ejercicios con la psiquiatra pero mi mente no lo acepta, me domina...  
Lo sé! Siempre lo digo y no hago nada para dejar de cometer el mismo error una y otra y otra y otra vez… sueño que mi obsesión desaparece sin dejar rastro alguno, llevándose consigo toda la materia de mi cuerpo, esa que me acompañará hasta mi muerte, aunque tal vez ya he de estar muerta pagando una que otra cuenta pendiente de una vida pasada, quien sabe. 
Han sido meses difíciles, pero creo que al fin retomo un poco el control, espero que no me lleve mucho recuperar un peso decente, estuve unos días en Manizales con mi familia y mis amigas, realmente extrañaba tener tiempo para mí, dormir hasta tarde y hacer lo que quería, fueron 20 días en los cuales no tuve que pensar mucho, pero como era de esperarse al llegar de nuevo a Bogotá sentí el mismo vacío de antes, otra vez estaba sola, otra vez la rutina y otra vez más gorda (#fail) no han pasado muchas cosas últimamente además de kilos a mi cuerpo, empiezo a desesperarme, esperando que algún día pueda escribir algo diferente, no quiero pensar más en comida, quisiera con todas mis fuerzas dejar de sufrir porque como y porque no como 
Si como me engordo, si me engordo, me deprimo, si me deprimo como...
Si no como, me deprimo, si me deprimo como, si como me deprimo...

Al final siempre terminaré deprimida y ya no quiero más eso para mi vida. He estado un poco ausente en los últimos tiempos pero no se que hacer con mi vida, no encuentro motivación alguna para escribir...