lunes, 21 de abril de 2014

15 KILITOS


Los últimos días había estado pensando que SÍ se podía salir de esto con un poco de esfuerzo, digamos que estaba motivada y dejé de lado mis pensamientos negativos sobre el porqué mi cuerpo se niega a bajar un solo gramo desde hace 2 meses. Así fue como mi motivación me llevó al consultorio de una doctora especializada en Auriculoterapia, alguna vez lo había hecho y bajé 8 kilos en un mes y medio, creí que esta vez iba a funcionar y empecé a comer de nuevo "normal" 6 comidas diarias con un poco de esfuerzo para no sobrepasarme y terminar atracándome. Este tratamiento se trata de poner al rededor de 10 balines que te ayudan a suprimir la ansiedad, bajan los niveles de estrés y no se cuantas vainas más, el caso es que realmente funciona para quitar las ganas de comer, lo que hace más fácil controlarse. Esto va acompañado de un plan de alimentación a base de proteínas, "cero carbohidratos" incluso las frutas se fueron para mí por un tiempo :(. Las citas son cada semana para cambiar los balines, la primera semana se bajan hasta 4 kilos (yo los bajé hace 5 años cuando la hice) pero parece que mi cuerpo está bravo conmigo, resentido por todo lo que le he hecho pasar, simplemente se sigue negando, hoy tuve consulta y el resultado fueron 200 gramos más. NO ENTIENDO, NO ENTIENDO, tengo taaanta rabia, por más que me esfuerce parece que mi cuerpo se quiere quedar en este peso horrible y yo que he sido muy paciente, estoy perdiendo todo mi autocontrol, ahora mismo quiero atracarme, cortarme, vomitar y repetirlo y volverlo a repetir hasta que mi cuerpo esté tan cansado que podamos llegar a un acuerdo. Me sentía como una estúpida explicándole a la Doctora que había seguido al pie de la letra sus indicaciones (de verdad lo hice) pero su respuesta fue que a ella no le importaba si le decía mentiras, que eso solo me tenía que importar a mí. Al final quedamos de ensayar esta semana de nuevo y si el otro lunes no he bajado, pues significa que no soy apta para el tratamiento WTF, no soy apta para nada, solo para engordar, estoy desesperada y ya no se que hacer, no se si alguna de ustedes se ha estancado de esta forma y que ha hecho para superarlo. ¿Me quedaré así por siempre? (56 k con una estatura de 1,49 u__u). 

Prefiero morirme antes que aceptarme como estoy, significaría una depresión eterna, no quiero volver a  pasar por eso. ¿Será que vuelvo a cerrar el pico del todo? solo eso se me ocurre por ahora. 

martes, 1 de abril de 2014

LITTLE MONSTER

Little monster <3 (Boceto)


Hoy quiero salirme un poco de lo que he estado escribiendo últimamente para concetrarme en el verdadero concepto de mi blog, esos monstruos que nos persiguen a donde quiera que vamos y que a mi parecer son concebidos a medida que van dándose situaciones relevantes en nuestra vida, así pues según yo, entiéndase a la experiencia como reina madre de esos monstruos. Crecí en medio de una familia disfuncional, mi papá murió cuando yo tenía 1 año, injusta situación de la vida que impidió cualquier pequeño recuerdo en mi mente de su sonrisa, ni siquiera recuerdo sus ojos o un abrazo, recuerdo la pesada atmósfera de depresión que reinó en mi casa desde entonces por muchos años, mi hermana melliza y yo eramos las únicas en la casa ajenas a la tristeza, simplemente no conocíamos otra forma de vivir, creíamos que todo lo que pasaba era normal. Mi hermano se convirtió en un adolescente imposible de controlar por mi mamá y  mi hermana mayor se convirtió en la siguiente pesadilla de mi casa, alcohólica, drogadicta, ladrona, depresiva, istérica e incluso peligrosa, recuerdo como mi hermano se encerraba con sus dos pequeñas hermanitas en un cuarto cuando mi hermana llegaba drogada (cuando llegaba porque se perdía días enteros sin que supieramos algo de ella) Marcela, así se llama mi hermana, solía ser mi ídolo, no se porqué razón, creo que antes de convertirse en un monstruo fue una hermana amorosa como cualquier otra. Por otro lado mi mamá, a quien no culpo en lo absoluto, cayó en una enorme depresión, intentaba esconderlo de nosotras pero la delataban unos ojos tristes rodeados de unas grandes ojeras que nunca parecían desaparecer. la situación económica en mi casa no era la mejor ya que mi papá había muerto y mi mamá tenía que cuidar a sus hijos, así que habían grandes períodos donde el dinero era escaso y las necesidades muchas, incluyendo entre ellas la comida, obviamente. Así pues creo que estos fueron los primeros eventos que ayudaron a crear mis más terroríficos monstruos. Como resultado de mi muy temprana "primera decepción" a los 5 años (mi hermana) debo decir que siempre temo a ser decepcionada, adquirí el hábito de preguntar a mi mamá cada 5 minutos "¿tú me quieres?" aún ahora es inevitable seguirlo haciendo de vez en cuando, y me apego a la primera forma de amor que encuentro aún pensando que me van a decepcionar, siempre pienso en el día que todo terminará y esa persona dejará de amarme, me da mucho miedo pero continúo intentando que dure el mayor tiempo posible. Ahora pienso que el amor no está hecho para mí, que nunca me volverán a amar, o que si eso sucediera sería efímeramente, no duraría lo suficiente. Mi hermana aún está en la calle consumida por la droga, sin una casa, sin hogar, robando para sobrevivir, siempre la juzgué pero ahora me doy cuenta que hay cosas de la mente que no se pueden controlar, tal vez mi adicción sea diferente a la de ella pero sigue siendo una adicción que podría llevarme a perderlo todo, ayunar o comer hasta reventar, no quiero terminar como mi hermana, sin embargo no estoy preparada para dejarlo todo, para matar mis monstruos, hasta les tengo cariño, no se si el final de esto llega cuando tocamos fondo, no quisiera tener que pasar por eso para aliviarme, pero sus voces no me dejan en paz, siguen diciéndome que todo el mundo me decepcionará siempre y que nadie nunca me va a querer lo suficiente porque soy una gorda que no se quiere ni a ella misma. No me gusta oírlos pero parece que no puedo silenciarlos.