lunes, 24 de noviembre de 2014

ME DESAHOGO

Hoy me doy cuenta que volvió la depresión y que a menos que me deshaga de ella no voy a avanzar un solo paso más. Cada día me despierto con un vacío en el estómago, dolor en el corazón, sensación de pánico, como si el mundo se fuera a acabar, no tengo ánimos de nada, solo quiero que pase el día rápido para llegar a dormir, y rezo porque no amanezca. Siento que todo es irreal, que es solo una pesadilla, y es que no me siento en la realidad, es muy raro, como si flotara, nunca me había pasado. No me concentro por más que lo intente, por lo que hacer cualquier cosa es toda una odisea, no duermo, no como, así que mis energías están por el suelo, mi cabeza está a punto de explotar, siento que está aplastada, me duele el estómago, tengo náuseas, me sudan las manos. Si esto no es estar enfermo no se qué será entonces. Lo peor es que estoy estrenando trabajo, se suponía que era mejor, pero me causó esto, y ahora quiero renunciar, no puedo seguir así porq obviamente no rindo, el pánico social me afecta también en todo, no puedo hablar en público, me siento menos que todos y me quiero morir, preferiría que me faltara un brazo, no se, esto es estar liciada, y así no quiero vivir, no puedo hacerlo, quiero tomar todas las pastillas que tengo guardadas de una sola vez y no despertar, clavarme todas las cuchillas en los brazos. Mi familia no me apoya, no saben lo que es sentirse así y solo dicen que siga intentando, pero tengo claro que no es lo que quiero y que voy a ser muy infeliz aquí. Tal vez pierda la oportunidad de mi vida, tal vez sea un suicidio, tal vez estoy cometiendo el error más grande que nadie cometió jamás, pero esto me supera y aceptarlo es cruel. Renunciar será lo más difícil que haya hecho nunca, pero tengo que hacerlo, que siento como si me estuviera quemando viva, como si nadara en una piscina llena de ácido. Duele terriblemente, fracasar, caer... yo solo quiero desaparecer y no volver jamás.

sábado, 22 de noviembre de 2014

TODO MAL

Cada vez todo está peor. No se vivir, no puedo vivir, no quiero vivir.
Quiero devolver el tiempo y evitar que todo esto hubiera pasado, intentar hacer algo diferente me llevó a sentirme completamente desdichada. El pánico me invade, y lo cierto es que no sé si vuelva a ser feliz. Quiero tranquilidad, quiero estar bien, no quiero tener la mente tan enferma y contaminada, no quiero pensar más en peso, no quiero sentir pánico escénico, pánico social, no quiero seguir odiándome. Quiero volver a empezar pero me supera todo, soy débil, ¡soy lo peor!