sábado, 28 de noviembre de 2015

MISMA HISTORIA

Me encantaría volver a escribir para decir que estoy bien, que he estado alejada viviendo una vida feliz, pero no puedo. Creo que este pobre blog está destinado a cargar con la parte oscura de mi vida y lamento que tengan que leer siempre las mismas cosas. No sé si he estado perdiéndome o encontrándome, no sé si ha habido más luz que oscuridad y tal vez no sepa quién soy en realidad.

Es cierto que las cosas han cambiado este último año, después de la crisis con el trabajo, la ansiedad, la depresión y las ganas de morirme, volví a mi casa, encontré el "amor", me reencontré con mi familia, encontré un nuevo trabajo, aprendí algunas lecciones... En verdad vi un poco de luz. Creí que las cosas podían ser mejor, mis prioridades pasaron de "dietas, atracones, laxantes y cutting" a "sentirme mejor", empecé psicoterapia de nuevo, dejé las dietas, tomé cuanta pastilla me recetaron para la depresión" en fin, intenté hacer las cosas bien. 
No digo que el resultado fuera malo, en verdad me sentí mejor un tiempo, pero ahora estoy más gorda que nunca, no sé cuánto peso, me da pánico subirme a la balanza, pero calculo ochocientos mil kilos más que hace un año o que hace 3 o que hace 6... y me doy cuenta que no he podido salir de este círculo, siempre bajo pero vuelvo a engordar.
Creí que iba a lograr salir de ese círculo esta vez, pero parece que mi destino es ser gorda y lo que más me molesta de todo esto es que ni siquiera parece ser la razón por la que estoy sola, no tiene nada que ver con mis kilos, es cuestión de actitud, y lo cierto es que he cambiado, pero todo parece ser igual. Estaba tranquila al respecto, pero decidí terminar con mi novio, no lo llegué a amar por más que lo intenté, cada beso era una mentira y no era justo hacerlo perder su tiempo con alguien como yo, nunca pude darle lo que se merecía y supongo que él tampoco supo darme lo que necesitaba, así suene egoísta, no necesitaba a una persona que me juzgara cuando encontraba algo de mi pasado no tan digno de contar, siempre he sido sincera y no me gusta tener secretos, creo que mi pasado lo decepcionó y preferí correr antes que dejar que alguien me juzgara más de lo que yo lo hago a diario. 
Me siento sola ahora, pero sé que no volvería a estar con él, ni siquiera me puso triste haber terminado. Supongo que es inseguridad, pensar que no le gusto a nadie, que estaré sola el resto de mis días, que soy fea, gorda, aburrida y que estoy destinada siempre a ser la mejor amiga de todo el mundo. Tengo muchas amigas y las quiero con todo mi corazón, pero me frustra que nadie vea más allá y yo debo conformarme. Estuve leyendo sobre no dejar que la aprobación de las personas, sea más que un deseo, porque cuando esto pasa se convierte en necesidad y es ahí donde nos derrumbamos. Si señor! tal vez encontré en mi psicoterapia la raíz de mis problemas, siempre quiero agradarle a los demás, gustarles, que digan cosas buenas de mí y es la primera vez que siento que mi psiquiatra me dice algo que no sé, no me había dado cuenta de lo que significa para mí la aprobación de los demás y creo que esa es la razón de mi depresión después de haber terminado con Alejo cuando me dejó sin razón aparente, después de haber terminado con Gerónimo hace 6 años cuando me dejó por otra, después de sentir la desaprobación de mi mamá y mi hermana cuando me vieron llegar a casa con unos 16 kilos más, después de besar mil sapos más que llegaron y se fueron o de los que huí. Si este no es el infierno, realmente no sé qué puede ser peor que la vida, cuando el amor quema más que el fuego, cuando el miedo calcina más que los huesos... y yo ya me siento tan quemada,  que me asusta no dejarme ver tras la piel derretida, era bonita (creo) ahora no soy nada y no sé si algún día pueda recuperarme. Hoy solo quiero atracarme, cortarme, vomitar y gritar, me odio toda.