lunes, 8 de mayo de 2017

Sin sentido

No sé qué está mal conmigo, cada día que pasa siento que mis días se hacen más oscuros. Pierdo las ganas de vivir, de luchar, de escribir, de dibujar...
Parece q solo mi cama, la comida y D. me dan un poco de calma. Tal vez es por la depresión que vuelve sin avisar, pues ya ha avanzado lo suficiente como para acabar con el último resquicio de energía; me pesan los ojos, los huesos... Y solo quiero comer !de nuevo! Y entonces vienen la culpa y las ganas de cortarme, de morir. Intento que nadie se de cuenta, intento comportarme normal, pero me siento tan vacía. Me siento frustrada, perdida. Profesionalmente siento que no soy suficientemente buena, que no estoy en el lugar en el que soñé estar a los 30. Me he alejado de mi familia, de mis amigos, no quiero que nadie me vea así de gorda, ya ni me dan ganas de maquillarme, ponerme bonita. Me siento tan mal... Tal vez escribo incoherente mente pero no tengo ganas de unir oraciones o buscar palabras acordes, solo quiero decir(me) que esto tiene que parar pero no sé cómo encontrar fuerzas. !Para de comer!

miércoles, 22 de febrero de 2017

Pocas opciones

Tantas veces he llegado al mismo punto. El punto donde me culpo a más no poder por haber ganado tanto peso. Lo cierto es que estoy sola y nadie me entiende. Hoy fui a control y bajè solo un kilo, despues de un mes de esfuerzo  he llorado sin parar, debo bajar 20 kilos más y a este paso no lo voy a lograr nunca. Mi vida es una mierdaaaaaa. Voy a estar dos años sintiéndome miserable, sintièndome horrible, torturándome con una dieta dificilisima. Y lo único q me dicen es q debo ser positiva, que haga mas ejercicio, que no vea lo malo, que debo ser constante. Es que nadie entiende q la comida domina mi vida desde q tengo uso de razón? Que me tortura pensar todo el día en comida? Que no me quiero ni levantar de lo fea y gorda que me siento? Que las personas me miran con cara de sorpresa por todo lo que he engordado? Nadie entiende que dos años es una sentencia muy larga. Y cómo no podría sentirse mal alguien que ha sido sentenciado a dos años en prisión? Le dirían que vea lo bueno? Pues aunque suene exagerado, es una comparación acorde con lo que siento. No puedo vivir así, no pienso pasar los siguuentes dos años de mi vida torturándome. No quiero, me rehuso. Y entonces me pregunto qué debo hacer y veo tress opciones más. En la primera me acostumbro a ser gorda; en la segunda me voy a un sitio tranquilo, hago un coctel de pastillas y muero tranquilamente dejando una nota pidiéndoles a todos que sean felices por que al fin estoy descansando; y en la tercera opción, ayuno, vomito, y tomo laxantes hasta que llegue a un peso decente. No tengo muchas opciones y todas suenan igual de mal. Q cosa positiva puedo ver a esto? Me quiero morir, no quiero ser más yo, no quiero, no quiero, no quiero. 

jueves, 2 de febrero de 2017

OBESA

Hace mucho no escribía. Supongo que me entregué y venir aquí significaba pensar obligatoriamente en lo que estaba haciendo mal (muy mal). La última vez que escribí dije que iba a retomar la dieta, incluso dije que iba a ayunar. Pues eso no pasó. Pude hacer dieta 15 días y luego volví a comer como loca y esta vez fue peor que siempre. Hoy enfrento las consecuencias de tantos meses de descuido. Después de haber hecho dieta durante todo el mes de enero, me he pesado con la ilusión de no ver números muy diferentes a los que estaba acostumbrada. Para mi sorpresa, nunca había pesado tanto, un gran 68,6 marcó la pesa y yo solo pensé ¿qué he hecho?. Y no es que no lo viera venir; en diciembre había sentido ya algo que nunca en mi vida había sentido, no podía caminar sin cansarme, no podía voltearme sin esfuerzo y mi estómago siempre estaba lleno, me pesaba todo el cuerpo. Ahora mi IMC es de 30,9, lo que quiere decir que estoy al límite del sobre peso y a principios de obesidad grado 1.


Hoy he decidido llorar y darme látigo todo el día, pero mañana no pienso derramar una lágrima más. Voy a asumir las consecuencias de lo que he hecho y a seguir el plan, pues he ido donde una nutrióloga y me ha mandado una dieta con la cual se supone que debo bajar entre 2 y 3 kilos al mes, es una dieta balanceada y no tiene nada que ver con matarme de hambre como siempre lo he hecho. Esta es la opción que me queda, quiero salir del círculo de subir y bajar, esta es ya la cuarta vez que me subo muchos kilos y espero que sea la última. Dicen que para que las cosas cambien hay que hacerlas diferente y por eso he decidido hacer las cosas bien, con el acompañamiento de una profesional. Esta vez no voy a ayunar, tomar laxantes, diuréticos o cortarme, esta vez no voy a deprimirme, a aislarme, a odiar al mundo. Voy a asumir esto como la mujer que cumple 30 años en una semana y voy a hacer todo como debe ser. 
No miento que me asusta y me da ansiedad pensar que estaré todo el año a dieta, pero lo voy a lograr y voy a volver a ser la persona que realmente soy, voy a querer salir de nuevo, voy a recuperar algo de seguridad y autoestima.